imagen imagen_portada.png

Fuente: Registro de Museos de Chile

Museo del Carmen estrena nueva identidad visual

21 de marzo de 2016

Desde fines del año pasado, el MCM ha trabajado en la creación de una nueva identidad visual. Los cambios se harán visibles en las diferentes áreas de comunicaciones que incluyen logotipo, pendones, folletos, correos electrónicos y guías de actividades patrimoniales destinadas a los estudiantes de las enseñanzas básica y media.

El diseño estuvo a cargo de del tipógrafo y diseñador gráfico Rodrigo López, quien actualmente se dedica al diseño de fuentes tipográficas; su tipografía 'Amaranta' fue seleccionada en la Bienal Tipos Latinos de 2010 y 'Needham Black', de 2012. Fue coordinador general de la 6º Bienal de Tipografía Latinoamericana 2014 y es docente en el Diploma en Tipografía de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

¿Qué significa hacer un logos institucional y cuáles fueron los cambios que se hicieron y por qué?

El logotipo del museo funciona como el elemento central en el sistema de identidad visual y se usa para representar al Museo del Carmen en toda comunicación interna y externa del museo. En ese sentido resulta ser la pieza clave, pero no la única, de un sistema comunicacional mucho más amplio.

El logotipo actual es en realidad una actualización de la versión anterior. Ya existía en este una conceptualización, un color, una propuesta tipográfica y un imagotipo basado en un elemento de la arquitectura, que es la actual entrada al parque donde se encuentra el museo. Al no mediar un hito fundacional o un cambio estuctural en la institucionalidad del museo, no tenía sentido hacer un logo completamente nuevo y se trabajó en base a lo que ya existía. El trabajo se centró en dar mayor equilibrio visual y vincular de mejor manera los elementos que lo conforman, la reja de entrada se simplificó, el escudo de la virgen del Carmen gana presencia al cambiar de lugar y la tipografía fue dibujada específicamente para este logotipo siguiendo proporciones clásicas, como la capitular romana del logotipo original, pero equilibrando el contraste para establecer un mejor diálogo con el resto de los elementos gráficos que componen la marca.

En los aspectos formales se definió una grilla constructiva del logotipo, que define la relación de proporción entre formas y contraformas, y un área de reserva que asegura el máximo impacto visual y salvaguarda la legibilidad del logotipo al impedir que elementos ajenos interfieran en su espacio visual. Considerando los requerimientos comunicacionales del museo, se definieron además versiones del logotipo en color, blanco y negro, negativo y una aplicación especial que definimos como "etiqueta roja", de uso exclusivo para la comunicación interna del museo. En otras palabras, se generó una guía de identidad visual aplicable a una familia de piezas gráficas, que permitirá al Museo del Carmen instalar una identidad más fresca y renovada.